Saltar al contenido

Carbonilla en el motor

Cuando el coche tiene unos cuantos años encima es notable que la potencia no es la misma que solía tener en su mejor época; es algo completamente normal y entre las causas más comunes se tiene la acumulación de carbonilla en la parte interna del motor. Parece sencillo pensar en que solo es necesario descarbonizarlo.

La carbonilla u hollín en el motor es el equivalente al colesterol para el corazón. Estos residuos sólidos suelen acumularse en la cámara de combustión; si no se hace un buen mantenimiento a la máquina, es probable que dichos restos pasen hasta el sistema de inyección, la admisión y el escape. De esta manera, a su paso va obstruyendo el interior del motor, aumentando el consumo, restando potencia y prestaciones, hasta provocar averías.

El exceso de carbonilla en el motor puede ser detectado de forma simple, ya que sus síntomas pueden evidenciarse por cualquiera sin necesidad de tener un conocimiento especial sobre eso. Es común que comiencen a consumir más combustible de lo normal, que el humo despedido del escape sea negro muy denso, y como se mencionó antes, la potencia decae considerablemente.

Descarbonizado del motor

Este proceso consiste en la eliminación de la ceniza que se aglomera hasta crear depósitos internos. Para ello existen diversos métodos; no obstante, el más empleado es la pirolisis controlada, en la cual se queman los residuos a temperatura muy alta, mientras el motor funciona empleando compuestos de manera externa. En sí se realiza introduciendo gas oxihidrógeno en la admisión para que se quemen mejor y se elimine toda impureza, sin importar el combustible que fuera.

La limpieza tarda alrededor de dos horas en las que el motor se mantiene funcionando. Por lo general, se recomienda descarbonizar el coche cada 15.000 o 20.000 kilómetros aproximadamente, debido a que es el momento en el que los restos tóxicos se tornan problemáticos. Desde entonces, mientras más ruede,  el daño generado a la máquina será mayor; en situaciones como éstas es preferible ser prudentes.

El no hacer nada por eliminar la obstrucción podría terminar por romper el motor. Este tipo de reparaciones involucra varias piezas e incluso podría ser mejor dejarlo así, si existen otras averías. Venderlo en la web cochesparadesguace es una gran alternativa. Ellos compran automóviles incendiados, inundados, o con cualquier avería mecánica; y solo necesitará completar el formulario y esperar a que lo contacten para darle una tasación con la que todos ganen.