Saltar al contenido

Archivo por días: 12 octubre, 2017

Las famosas tiendas de ultramarinos

Precisamente esta mañana he pasado por una tienda de ultramarinos, algunos igual no sabéis muy bien qué es y nuestros hijos por desgracia tampoco. Si eres de mi época recordarás con cariño esa tienda que estaba justo debajo o al lado de tu casa a la que tu madre te mandaba todos los días en busca de tu merienda y de las cosas que le hacían falta. La verdad que yo  recuerdo esa tienda siempre llena de gente incluso los domingos, recuerdo que podías encontrar de todo, pero con el paso del tiempo nos hemos ido olvidando de ellas de una manera muy drástica. Seguro que si haces memoria te preguntas, ¿Cuándo fue la última vez que pasé a una tienda de ultramarinos? La verdad que si yo hago memoria ni lo recuerdo, es más cerca de mi casa no hay ninguna y las que hubo ya están cerradas, de todas formas hay mucha gente que se queja de sus altos precios, sin darse cuenta que la calidad de los productos que anda comprando no son los mismos que podemos encontrar en otro tipo de establecimientos.

Con la llegada de la crisis y una elevada competencia esas pequeñas tiendecitas de barrio se han ido convirtiendo en clara carne de cañón, grandes superficies de supermercados en los que de una manera más baratas hacen que la gente no acuda a la pequeña tienda tradicional, y ¿por qué? Si claramente eran ventajas, productos frescos a diario, un sinfín de posibilidades, los dueños se atrevían a comprar expositor en los que poner más a mano todos sus productos, nos fiaban si estábamos apurados de dinero, todo eran ventajas, y ahora nos encontramos con sitios cerrados pintados por gamberros y otros en los que el dueño espera impaciente su jubilación para poder cerrar pronto. Ni siquiera sus hijos quieren seguir el legado, no les interesa ya que saben que no van a llegar demasiado lejos. En definitiva nos damos cuenta que al final las tiendas de ultramarino se han convertido en tiendas de nuestra memoria, quienes las hemos conocido las recordaremos de una manera muy tierna, y seguro que en algún momento podremos contarles a nuestros hijos de lo mucho que nos sirvieron en aquellos años tan diferentes a los de ahora, unos tiempos que recordando la verdad me ha entrado mucha morriña, tiempos que perdurarán en el corazón de quienes hemos sido tan felices.