Saltar al contenido

Archivo por días: 31 agosto, 2017

Los hilos tensores, el nuevo lifting

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lifting facial sin cirugía

Es la técnica de medicina estética de la que todo el mundo habla. Se les ha bautizado como lifting sin cirugía y sus resultados son verdaderamente eficaces. Los hilos tensores han revolucionado la belleza y han dado paso a una nueva era en la que sin pasar por quirófano se consigue reafirmar la piel con grandes resultados.

 

Un tratamiento mínimamente invasivo que logra combatir la flacidez de una manera espectacular, inmediata y natural tanto en el cuerpo como en la cara y que funcionan sobretodo en las zonas más difíciles de tratar.

 

Los hilos mágicos son ideales para recuperar la firmeza en la piel en los casos que presentan los primeros signos de envejecimiento, en las primeras arrugas o surcos aún no demasiado marcados.

 

Qué son los hilos tensores

 

Son hilos de diferentes materiales que se colocan bajo la piel a modo de malla para tensionar la piel. Lo cierto es que es una técnica que se ha utilizado desde los comienzos de la medicina estética. Ya en la edad egipcia utilizaron hilos de oro ultrafinos para cerrar heridas y recolocar el rostro aunque fue en el siglo XX cuando se empezó a utilizar para la estética y es ahora cuando sea ha vuelto realmente efectiva y con resultados naturales.

 

Desde entonces hasta ahora se han desarrollado numerosos formatos y materiales hasta conseguir unos buenos resultados. A día de hoy, existen diferentes tipos y marcas pero los más comunes son los de polidioxanona, un material reabsorbible y biocompatible con el organismo.

 

Los hilos tensores son los mismos hilos que se utilizan para las suturas quirúrgicas por lo que son 100% seguros, nada invasivos y no tienen riesgos. En el caso de los hilos flotantes su acción se basa en la creación de colágeno, para aumentar la firmeza y el grosor de la piel y lograr así un efecto de tensión sin generar volumen.

 

Existen otros hilos que también son reabsorbibles pero que disponen de conos a modo de “anzuelos” para fijarse mejor al tejido. Qué hilos utilizar, dependerá de cada caso y obviamente un médico experto deberá valorar cuál utilizar en cada caso.

 

Dónde se colocan

La zona donde se suelen aplicar los hilos, es en el rostro pero también se puede aplicar en otras zonas como glúteos, muslos, vientre, brazos o cuello. No obstante, lo más habitual y demandado para los hilos, es:

  • Elevar cejas
  • Difuminar arrugas frente
  • Disimular patas de gallo y otras arrugas del contorno de los ojos
  • Minimizar las arrugas de expresión
  • Reafirmar el perfil facial
  • Elevar mejillas
  • Matizar arrugas alrededor de la boca
  • Reafirmar cuello
  • Mejorar el doble mentón

 

Dependiendo de la zona, se colocarán más o menos hilos y el precio así variará. La mejor clínica para realizar este tratamiento en el rostro es https://heplerbone.clinic, donde fusionan además, la estética dental y la facial.